Columna: El tercer aniversario del Templo de la Diosa en México – una entrevista con Alejandro Reyes-Ortiz

The Wild Hunt is community supported. We pay our writers and editors. We also have bills to pay to keep the news coming to you. If you can afford it, please consider a one-time donation - or become a monthly sustainer! Thank you for reading The Wild Hunt.

Este mes se cumplen 3 años de que el Templo de la Diosa en México abrió sus puertas como templo permanente en la colonia Roma de la Ciudad de México. Este espacio, fundado por Alejandro Reyes-Ortiz, está dedicado a la exploración y celebración de la divinidad femenina y es parte de la red de templos del Templo de la Diosa de Glastonbury, Somerset, Inglaterra.

Alejandro Reyes-Ortiz es arquitecto de interiores, internacionalista y empresario. Ha practicado la cábala, la masonería, la wicca y la druidería. Durante los últimos años se ha dedicado a la práctica del camino de La Diosa y del Motherworld, se formó en Inglaterra como sacerdotisa de Avalon durante más de 5 años bajo la mentoría de Kathy Jones.

Platiqué con Reyes-Ortiz acerca de la trayectoria del templo, de cómo fue creado y de sus planes.

The Wild Hunt: ¿Por qué decidiste fundar el Templo de la Diosa en México?

Alejandro Reyes – Ortiz: La idea del Templo de la Diosa en México surgió hace algunos años en Glastonbury de una iniciativa de Dawn Kinsella la Melissa Mother, sacerdotisa a cargo de la gente que sirve en el templo. Durante una meditación en el templo, habló de que veía pequeños templos que se extendían alrededor del mundo. Así surgió la primer idea de un pop-up temple, un templo temporal que se establece en un cierto lugar para que la gente conozca de nuestra tradición.

En aquel momento, se me ocurrió que era una buena idea intentarlo. Hicimos el primer pop-up temple en Polanco hace algunos años y, dada la respuesta que hubo y mi interés hacia compartir lo que me había cambiado la vida, no sólo espiritual sino personalmente, se me ocurrió fundar el primer templo en Cuauhtémoc y después evolucionarlo para poder recibir más gente en la colonia Roma.

Paralelamente, contamos con una plataforma digital, Facebook y actividades en línea como transmisiones y meditaciones. Probablemente ésta sea la vía para la cual evolucione el templo en el futuro, ya que no estoy viviendo permanentemente en México. 

Templo de la Diosa en México [courtesy]

TWH: ¿Cómo describirías la trayectoria del templo durante estos tres años?

ARO: Creo que la trayectoria del templo ha sido bastante fluida y orgánica, muy en paz. En algunas ocasiones, ha sido un poco complicado hacer entender a la comunidad pagana diversa que no encajamos en ninguno de los caminos ya conocidos. Somos un camino espiritual muy inclusivo, no segregamos ningún tipo de creencia, simplemente estamos fundamentados en una serie de reglas del Motherworld, las del Mundo Madre, la Madre Naturaleza y el arquetipo femenino sagrado. Recibimos a cualquiera que quiera ser parte de lo que celebramos cuando se cumplen esas premisas, aunque tenemos una práctica, legado de nuestra maestra.

TWH: ¿Cómo es la gente que se acerca al templo?

ARO: Hay una gran diversidad en la gente que acude y se acerca a nosotros en el templo, no podría establecer un estereotipo de quién viene. Vienen tanto hombres como mujeres, mayormente mujeres por ser un camino que trata del arquetipo femenino sagrado y que puede haber un poco más de resonancia. Tenemos gente desde muy joven, pequeñitos que son hijos o hijas de los estudiantes del templo, hasta gente mayor. Tenemos gente frecuente y también gente que solamente está esporádicamente en las celebraciones de luna o en las meditaciones gratuitas.

TWH: ¿Por qué crees que la gente se acerca al templo?

ARO: Pensamos que hemos creado un espacio sagrado, de forma física y etérea. La gente se acerca en búsqueda de un lugar en el cual puedan recibir confort, expresarse, relajarse y sanar. La mayor parte de las recomendaciones son de boca en boca, aunque hay todo tipo de situaciones. Hay gente que pasa de manera casual y toca las puertas, siempre es bienvenida al templo mientras las puertas físicas estén abiertas. 

TWH: ¿Cómo es la relación del templo con la colonia y gente local?

ARO: La relación con la comunidad ha sido bastante agradable. Estamos en medio de la colonia Roma y justamente en las calles aledañas se encuentra cualquier tipo de lugares donde se profesan muchas prácticas religiosas y espirituales, como yoga y budismo, por mencionar algunas. Es algo que en esta zona es bastante cotidiano presenciar, por lo que ha sido muy amigable. No tenemos ningún tipo de problema. Al contrario, tenemos muy buena relación con los vecinos porque unos generamos tránsito para otros.Tenemos un restaurante justo a lado y un par de cafeterías alrededor. Por lo tanto, el tráfico beneficia a todos de manera económica y comunitaria. 

TWH: ¿Quién puede ir al templo y cómo puede hacerlo?

ARO: No se necesita nada en particular para acudir a los eventos del templo, la única restricción para el caso de las meditaciones y de las cuestiones públicas es reservar con anticipación, ya que el espacio es limitado para comodidad y beneficio de todos los asistentes. Hay otras celebraciones y sesiones que son privadas para las cuales no hay acceso al público en general. Los eventos virtuales son abiertos para quien quiera.

TWH: ¿Cómo es el proceso de Espirales que tienen para la formación en el Camino de la Diosa? ¿Hay algún requisito para participar?

El proceso de selección de la gente que entra a las espirales es un poco distinto. Primero se hace una preselección por medio de una entrevista que realizamos algunas sacerdotisas y yo, la cual consiste en homologar el nivel de conocimiento y de expectativas. Una vez que se pasa el primer filtro, se realiza un propedéutico para poder entender la dinámica durante un par de meses. La espiral inicial siempre es en septiembre, cuando comienza el periodo al que llamamos de oscuridad. Por ser el fin de año, el final de la rueda, pueden estar preparados para comenzar a estudiar con nosotros. 

Alejandro Reyes-Ortiz [courtesy]

TWH: ¿Qué le dirías a alguien de México que no sabe nada del Templo?

ARO: Somos un lugar de culto, veneración y respeto al arquetipo femenino sagrado en todas sus manifestaciones: la Madre Naturaleza, la Diosa o como queramos llamarla dependiendo de nuestro contexto y de nuestra formación. Nos basamos en los principios sobre los cuales se rige la naturaleza, los ciclos naturales de la Luna y del Sol, los cambios de las estaciones, las propiedades y habilidades que nos otorgan los espíritus inquebrantables de las plantas, de las piedras y de todo lo que nos rodea; esto siempre en búsqueda de la integración, del amor, de la comunicación, de la compasión y, sobretodo, del sentido de comunidad y de servicio.

TWH: ¿Qué puede esperar alguien que acude al Templo?

ARO: Lo que podría esperar es un lugar de sostén, de apoyo, de aceptación, de integración y de comunicación, pero sobre todo de amor incondicional para poder resolver sus dudas o encontrar un lugar de descanso, tanto físico como espiritual, en el cual se puede volver a las raíces fundamentales que nos hacen vivir y tomar decisiones en este mundo moderno. Sería como llegar a un oasis dentro de este desierto de complejidades que implica vivir en un área urbana como la Ciudad de México.

TWH: ¿Cómo ves actualmente la relación de México con la divinidad femenina?

ARO: Una de las razones que me llevaron a fundar el templo de México tiene que ver justamente con esto, México es un país que espiritualmente denota mucha más afinidad hacia la espiritualidad femenina que hacia la masculina. Siempre hablo de que México es un pueblo guadalupano, mariano en su mayoría, por lo que es más culto y de mucha más veneración hacia la madre y a todas las características, atributos y cualidades que de ella emanan. Creo que hay una gran capacidad y un gran potencial de despertar estos atributos y estas cualidades para poder volver a equilibrar esta sociedad moderna, la cual ha tendido mucho hacia el patriarcado mal entendido y malversado durante los últimos siglos, exponiendo en ocasiones sus partes más oscuras.

Me parece que a través de esta reconciliación y equilibrio con lo femenino sagrado, se puede desarrollar y encontrar como resultados seres humanos e individuos mucho más íntegros, balanceados y armoniosos, que funcionen bien no sólo en sus vidas, sino que tengan un impacto en la vida de sus comunidades, en la sociedad, en el país y en el mundo. Me parece que si todos aportamos un poquito de lo que sabemos y de lo que queremos, podemos conseguir lo que realmente deseamos como futuro para todos. 

TWH: ¿Hay algo más que te gustaría agregar?

ARO: Solo agregaría que para la gente que quiere tener una aproximación con el templo, a partir del próximo año las actividades serán mucho más digitales por medio de la plataforma en Facebook y del canal de YouTube, para poder tener más impacto en la gente. Sabemos que hay muchas personas que no pueden desplazarse y que tienen interés pero que no tienen el recurso. También es muy importante mencionar que el Templo de la Diosa en México es una institución sin fines de lucro, no pretende ser un negocio. Lo que realmente nos interesa es compartir el camino que me ha funcionado y que les ha funcionado a otras tantas personas para tener una mejor calidad de vida.

Agradezco a Alejandro por su tiempo y atención.

El Templo de la Diosa en México está ubicado en Manzanillo 79 Col. Roma Sur, Ciudad de México y más información de contacto está disponible en su página de Facebook.


Las opiniones y puntos de vistas expresados ​​por nuestro diverso panel de columnistas y nuestros escritores invitados representan las muchas perspectivas divergentes de las comunidades globales paganas, paganas y politeístas, pero no necesariamente reflejan los puntos de vista de The Wild Hunt Inc. o su administración.